¿Qué es dislalia, qué tipos hay y cómo se trata?

Por Anna G. | 27 September, 2018

¿Qué es la dislalia?

La dislalia es una alteración del habla que produce la incapacidad o dificultad de articular correctamente los fonemas. Esta puede ser debida a no saber la correcta posición de los órganos bucofonatorios (la lengua, el paladar, los labios, el velo del paladar, los dientes…) para emitir el sonido o a causa de una malformación o alteración de algunos de estos órgano que dificulta la producción del mismo.

Para aquellos que no lo recuerden, el término fonema hace referencia a las unidades abstractas de sonidos del lenguaje que diferencia las palabras, es decir, el sonido o los sonidos de cada letra. Este juega un papel importante en el habla y la comunicación.

Se estima que entorno al 4% de los niños de preescolar y primaria sufren dislalia. Es decir, si en una clase hay 25 niños, al menos uno de ellos presenta esta patología.

Normalmente este trastorno afecta más a los niños de entre 4 a 8 años de edad. Pero en algunos casos adolescentes o adultos pueden sufrir alguna dislalia.

Organigrama dislalia

Esta condición es considerada una de las dificultades más comunes en el habla de los niños de preescolar y de primeros años de primaria.

En algunos casos, este defecto de pronunciación puede llegar a automatizarse y se normaliza, esto se evidencia en el lenguaje escrito.

Lo más probable es que un niño con dislalia tenga dificultades en la producción de diferentes fonemas o grupo de fonemas, tendiendo a producir un sonido o palabra inapropiados.

En el caso más grave el habla del niño puede incluso llegar a ser incomprensible para el oyente.

A veces la dislalia es a causa de inmadurez articulatoria y simplemente esperando más tiempo en el desarrollo evolutivo del niño se consigue superar la dificultad de manera natural.

¿Qué causa la dislalia?

Son muchos los factores a considerar a la hora de definir una causa para la dislalia de un niño. Sin embargo, la definición de la causa es fundamental para un posterior tratamiento especializado, ya que esta intervención va a variar según el problema: orgánico o de aprendizaje. Las posibles causas de los trastornos del habla son:

- Retraso fonológico

Cuando los problemas están relacionados a un retraso en el desarrollo del habla. El niño simplifica los sonidos porque no aprendió a producir los más complejos de su lengua. Su capacidad articulatoria no está afectada.

- Trastorno fonético o dislalia

Cuando el niño no adquirió de una forma correcta los patrones de movimiento que son necesarios para la producción de algunos sonidos del habla, lo que quiere decir que el niño no mueve los músculos que se encargan del habla como debería y por eso comete omisiones, sustituciones y distorsiones de algunos sonidos de la lengua.

- Alteraciones físicas

Cuando el niño presenta malformaciones físicas en los órganos que intervienen en el habla y que le impiden pronunciar muchos sonidos. Las lesiones en el sistema nervioso pueden ocasionar alteraciones en el movimiento y en la coordinación de los músculos implicados en el habla. La mala oclusión dental, el frenillo lingual, o malformaciones en el labio (ejemplo, labio leporino o hendido), pueden ocasionar una dislalia.

¿Qué tipos de dislalia hay?

Según la causa que origina este problema podemos determinar la dislalia en diferentes tipos:

- Dislalia Fisiologica

Es el tipo de dislalia evolutiva por el que todo niño se ve afectado en sus primeros años de vida.

Se debe a una inmadurez cerebral y del aparato fonoarticulador debido al cual el niño no articula o distorsiona algunos fonemas. No hay que alarmarse antes de tiempo ya que normalmente desaparece a los 4 años de manera natural. El fonema /r/ es el más complejo y el más tardío en consolidar.

- Dislalia auditiva

En este caso la causa se debe a una audición deficiente que produce la imposibilidad de imitar correctamente los sonidos. Esto produce una alteración tanto en su habla como en la voz y el ritmo.

- Dislalia Orgánica

La causa de este tipo de dislalia es un desarrollo anómalo del aparato articulatorio. En otros casos también puede ser debido a una lesión en el sistema nervioso o de los órganos periféricos del habla.

- Dislalia Funcional

Ésta es causada por una mala utilización de los órganos articulatorios sin ninguna alteración orgánica aparente.

¿Cuáles son los síntomas de la dislalia?

Los síntomas de la dislalia varían dependiendo del grado de su afectación. El rango de la dificultad de articulación puede ser desde un fonema en particular a un amplio conjunto de ellos produciendo un habla ininteligible.

La sintomatología depende del tipo de error. Los errores más frecuentes en la dislalia son:

- Sustitución

Este error se produce al sustituir un fonema más complejo en una palabra por otro más simple. Por ejemplo, el individuo es incapaz de pronunciar el sonido /r/ y lo reemplaza por un fonema más sencillo para él como podría ser la /l/. Ej: “pelo” en lugar de “perro”.

A veces el niño realiza la sustitución a causa de un déficit en la discriminación auditiva, lo que significa que el niño no percibe adecuadamente la palabra e imita el sonido como lo percibe.

Por ejemplo el niño percibe “furboneta” en lugar de “furgoneta”.

- Distorsión

Se produce al emitir un sonido de forma incorrecta o deformada y que no es sustituido por otro.  Por ejemplo, el niño dice “perdo” en vez de “perro”.

Generalmente se da por una incorrecta posición de los órganos articulatorios, por la forma del soplo espiratorio, la vibración o no de las cuerdas vocales, etc.

- Omisión

Consiste en la omisión individual del fonema que no se sabe pronunciar. A veces se hace la omisión de un fonema individual como por ejemplo “peota” en lugar de “pelota” y otras veces se produce la omisión de una sílaba completa, por ej: “lota” en vez de “pelota

También es común la omisión de un fonema en los casos de grupos de dos consonantes juntas seguida de una vocal, denominado también sílabas trabadas.  por ej. “panta” en lugar de “planta” o “bazo” en lugar de “brazo”.

- Adición

Se trata de un error producido al añadir un fonema para facilitar la pronunciación de la palabra. Por ej. “cuatoro” en lugar de “cuatro” o “aratón” en lugar de “ratón”.

- Inversión

Consiste en cambiar el orden de los sonidos. Por ej: “cocholate” en lugar de “chocolate”.

¿Cuál es el tratamiento de la dislalia?

El logopeda evaluará la causa de su dificultad en el habla y analizará cada error cometido en la producción oral para tratarlos uno a uno.

Se establecerá un programa de articulación basado en el correcto modo articulatorio. En el caso de los niños se diseñarán juegos para estimular su capacidad a la hora de producir sonidos, haciendo que imiten movimientos y posturas del logopeda, y experimentando con las vocales y las consonantes.

Otro de los puntos a trabajar con el paciente, será la coordinación de sus labios y lengua, buscando además fortalecer los músculos relacionados con el habla y por otro lado trabajar la coordinación fonoarticulatoria cuando ésta sea necesaria.

Si necesitas más información acerca de la dislalia, sus tipos, tratamiento o necesitas un logopeda, ponte en contacto con nosotros, ¡estaremos encantados de ayudarte!

Formulario de contacto

También te puede interesar